Seleccion de Futbol de Argentina > Argentinos en el Mundo

Ángel Correa no ocultó su bronca por el escándalo en el Argentina - Brasil de las Eliminatorias Sudamericanas

El jugador del Atlético de Madrid aseguró que "todo fue muy raro" en la suspensión del enfrentamiento en el Maracaná. 

Ángel Correa en la Selección Argentina.
Ángel Correa en la Selección Argentina.

Luego del escándalo por la polémica suspensión del enfrentamiento entre la Selección Argentina y Brasil en el Maracaná, por las Eliminatorias Sudamericanas rumbo al Mundial de Qatar 2022, varios protagonistas del partido se manifestaron en público y dejaron en evidencia su enojo. 

Ahora, fue el turno de Ángel Correa, que no pudo ocultar su bronca: "Fue una locura y no lo podíamos creer que estuviera pasando, que entre esa gente ahí a suspender el partido, los cuatro compañeros que habían venido de Inglaterra tenía el permiso para jugar, porque si no el entrenador no los hubiera puesto".

Luego, el delantero del Atlético Madrid continuó en diálogo con EFE: "Nosotros llevábamos tres días en Brasil, tranquilamente podían haber venido al hotel y decir que estos chicos no pueden jugar y el entrenador ponía a otros, no habría problemas y se jugaba el partido".

"Esperaron a que empezara el partido y entraron a suspenderlo. Fue todo muy raro, una locura. Una lástima porque era un lindo partido, como es siempre un Argentina-Brasil, para que lo disfrute todo el mundo y se tuvo que suspender a los cinco minutos", agregó. 

El enojo de Ángel Di María

"Sinceramente, no sabíamos nada. Nos decían una cosa, después otra. Apareció el presidente diciendo que se podía jugar. Fuimos a la cancha, nadie nos dijo nada, entramos en calor, no pasó nada... Todo lo que pasó es muy raro, difícil de explicar", explicó en una entrevista con ESPN. 

Luego, el jugador del París Saint Germain se refirió a la repercusión que hubo en Europa: "Quedamos en ridículo para todo el mundo. Vinimos a Europa y te decían: 'Qué vergüenza Argentina - Brasil'. Fue una vergüenza. Estar esperando que arranque el partido para pararlo de esa manera, que la persona que entre tenga un arma, que se empuje con los jugadores".

Por último, opinó que la suspensión se debió "un poco más a la política de ellos que a algo nuestro" y cerró: "Estuvimos tres días ahí. Que nadie diga nada ni vengan al hotel... Fue raro todo". 

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias